Não Somos Gangue!

Não somos uma gangue! Não somos um partido político! Somos um coletivo de Skinheads Antifascistas, composto por anarquistas e comunistas! Acreditamos na igualdade de todos os seres humanos, sem bandeiras, sem separatismo, sem preconceito ou qualquer barreira, seja ela de classe, cor de pele ou orientação sexual. Nossa principal atuação é no meio contracultural em que estamos, levando nossos princípios de esquerda e princípios libertários, atuamos através da propaganda antifascista, mas vamos além disso, procuramos atuar junto à classe trabalhadora, o verdadeiro pilar da sociedade, a luta do trabalhador, do pobre, do explorado, essa é a nossa luta. Defendemos a cultura Skinhead, cultura que nasce nos subúrbios ingleses, de uma juventude de imigrantes jamaicanos, negros, e da juventude inglesa trabalhadora das periferias, fabricas e portos. Cultura de união, diversão, futebol, cerveja, e luta, porém uma luta de cabeças, não de botas e facas. Dos que nos oprimem nada esperamos. Esperamos apenas de nossos irmãos de classe.



segunda-feira, 21 de fevereiro de 2011

Marcha Contra a Homofobia II

Aconteceu no último sábado (19/02) aqui em São Paulo/SP, a Marcha Contra a Homofobia, que protestou contra os ataques homofóbicos ocorridos no Brasil nos últimos meses.

Acreditamos que tudo ocorreu como planejado pelos organizadores, que conseguiram reunir mais de mil pessoas na região da Paulista. O Coletivo RASH SP estava presente, apoiando a manifestação e mostrando que nós skinheads somos ANTIFASCISTAS.

Porém continuamos com nossas ressalvas que foram brevemente relatadas no post anterior: a luta contra a homofobia não é uma lutra apenas dos homossexuais e não segue caminho diferente da luta contra o RACISMO, o MACHISMO (que está ligado diretamente à homofobia), o SEXISMO, a XENOFOBIA, o CAPITALISMO e todas as demais formas de discriminação e preconceito.     Essa questão não pode estar desvinculada da questão de classes: os problemas enfrentados por um homossexual masculino branco e de classe média/alta não são os mesmos que a travesti negra pobre enfrenta.


Também devemos enfatizar que além de mostrarmos que lutamos contra a homofobia e todas as formas de preconceito, estar presente entre as pessoas que estão fora ou não conhecem a fundo as culturas punk e skinhead, serve como propaganda para quebrar a idéia que a mídia sensacionalista transmite sobre nós, nos colocando no mesmo grupo dos pilantras. Mostramos a diferença entre o verdadeiro skinhead e os grupos que crescem nas ruas espalhando o ódio e preconceito.


Gostaríamos de solicitar às pessoas que tiraram foto do coletivo, que nos enviem por favor. Nosso endereço de contato é: contatorashsp@yahoo.com.br.
 
Por fim, agradecemos a presença de todos os skinheads, punks e demais simpatizantes do coletivo RASH SP que colaboraram conosco no ato, a presença de vocês foi indispensável para que  alcançássemos o objetivo de difundir as mensagens propostas.

 







 












sexta-feira, 4 de fevereiro de 2011

Marcha Contra Homofobia!

Ocorrerá no próximo dia 19 (sábado) às 15 horas na região da Avenida Paulista, a manifestação “Marcha Contra a Homofobia”, que ocorre em conseqüência da série de ataques a homossexuais que ocorreram no Brasil nos últimos meses e que também tem como objetivo protestar contra o arquivamento do Projeto de Lei nº. 122 (mais conhecido como PLC 122), que propõe a criminalização da homofobia.

Nós apoiamos a luta contra toda forma de preconceito, portanto, convocamos a todos os simpatizantes do coletivo e todas as pessoas que não concordam de forma alguma com o preconceito contra os homossexuais, a comparecem na manifestação. Levem suas faixas e bandeiras e protestem. A homofobia não deve ser discutida, mas sim combatida e destruída.

Convocamos principalmente os punks e os skinheads antifascistas a comparecerem, já que muitos ditos “antifas” não vão além das palavras de ordem vazias e pouco fazem para superar o seu próprio preconceito no dia-a-dia.

Ressaltamos também que os movimentos de luta contra a homofobia devem ter em mente que o combate ao preconceito não deve estar atrelado apenas à criminalização da homofobia (PLC 122), ou à acomodação de homossexuais à sociedade burguesa, sem que as causas reais dessa opressão sejam questionadas e combatidas.

Todas as lutas estão juntas. A questão do combate à homofobia deve ser inserida nas demais lutas: contra o machismo, o racismo, a xenofobia, etc. A luta tem que ser para que todos se tornem cidadãos plenos e não meros consumidores acomodados à sociedade burguesa. Por outro lado, a luta pelo fim da sociedade de classes, do capitalismo, por si só não abolirá a homofobia. Apenas socializar os meios de produção não acabará com esse tipo de preconceito nem com o sexismo, por exemplo. E como dizem as mulheres do coletivo feminista boliviano Mujeres Creando: “Não há nada mais parecido com um machista ou um homofóbico de direita que um machista ou um homofóbico de esquerda!



quarta-feira, 2 de fevereiro de 2011

Ducky Boys - Cazadores de Nazis

A petición de los compañeros del colectivo C.R.A.F. (Cabezas Rapadas Antifascistas) de Cochabamba, Bolivia, publicamos la entrevista en español con Rocky, un miembro de la banda Ducky Boys antifascista. Esta entrevista fue publicada en portugués por nosotros, en nuestro blog en el mes de noviembre/10.

 
Con solamente 16 años, João creó la pandilla Ducky Boys, empezando a expandir su control al submundo parisino en el combate armado al racismo.

A mediados de los 70s, la inmigración en Francia llegaba a su auge, mientras que más de 20% de la población era fiel a las políticas del partido de extrema derecha Front Nacional, creado en 1972 por Jean Marie Le Pen. Estábamos en una época en la que todos los días la comunicación social relataba agresiones a gente de color, judíos, árabes, orientales y personas venidas de otros países europeos. En ese momento João decidió inserirse contra esta violencia, destruyéndola con más violencia. A los 16 años él ha fundado su propia pandilla. Era el año de 1984, cuando los Ducky Boys han sido formados por las manos, literalmente, del joven idealista portugués, más conocido como Rocky.

João Manuel Cordeiro nació en Sendim da Ribeira, Alfândega da Fé, en el año de 1966. En su infancia permaneció bajo los cuidados de sus abuelos en Portugal. En la adolescencia viajó de vacaciones hacia Francia, a donde sus padres habían emigrado. A los 13 años la visita ganó carácter permanente y João pasó a ser, también el, un francés adaptado.

En aquella época, los fascistas, cuya consigna era "Francia para los franceses", eran un peligro concreto, fomentaban movimientos y reclutaban seguidores en cada esquina. Era la expansión de un auténtico mercado autoproclamado violento contra todos los no franceses.

"A principio nuestra lucha empezó contra los 'sudistas' (designación para las pandillas nazis). Pero en las confrontaciones nosotros ganábamos siempre, entonces ellos han pedido ayuda a los skinheads, al sector racista", recuerda Rocky.

"Fue entonces que empezamos a pintar por todos lados 'Ducky Boys: chasseurs de skins' (cazadores de skins). Fui el primero en usar esa expresión", destaca. En aquella época, incontables pandillas buscaban el dominio de territorios en el paisaje urbano parisino.  "Pero cazadores de skins solamente nosotros nos considerábamos. E a cada vez que los encontrábamos, les pegábamos", cuenta el líder del grupo multiétnico Ducky Boys. Ellos los más respetados, los más temidos, los más organizados y, también, los mejor entrenados. Era una especie de grupo de élite formado solamente por campeones y maestros de artes marciales, venidos del Muay Thai, Full Contact y Taekwondo.

"Muchos eran maestros de artes marciales. Luego, teníamos algunos campeones que entrenábamos todos los estilos unos con los otros, para nos perfeccionarnos. En los 80s, aún eran pocos los que luchaban así", destaca.

Luego de confrontaciones con una pandilla rival, casi todos los miembros involucrados salían heridos, algunos con gravedad. "Hay cosas que no puedo contar", reitera.

Los medios franceses e internacionales proyectaban, en su cobertura, la imagen de Rocky como un luchador callejero y cabecilla de una poderosa pandilla.

En una lucha sin igual contra los skinheads y todos los movimientos nazis y fascistas, la popularidad de los Ducky Boys y su reputación en las calles hacían con que fueran contratados para trabajos legales, como el servicio de seguridad de la fiesta del L'Humanité (N.T: fiesta del diario del Partido Comunista Francés), de las manifestaciones de la Confederación Nacional de Trabajo, de los festivales de música del SOS Racisme, entre otros.

La curiosidad respecto al hombre que controlaba Paris proporcionó a Rocky el reconocimiento y pronto su grupo empezó a aparecer en la portada de innumerables diarios y revistas, como Globe, Paris Match o New Look. En el cine, han participado de la película Furie Rock y, en la televisión, han sido objeto de reportajes y documentales como ANTIFA: Chasseurs de Skins.

"Al aparecer en la tele, los diarios y revistas, la juventud quiso adherirse, pero yo no aceptaba toda la gente. Tenían que tener fuerza física, fuerza mental y tenían que identificarse con el grupo, adaptarse y la mayoría no era apta para entrar. Entonces, hacían grupos separados, a nuestra imagen", relata. Así fue con unos chicos que querían hacer parte de los Ducky Boys, como eran muy jóvenes, Rocky no les permitió participar. Entonces ellos han formado su propia pandilla, los míticos Ruddy Fox.

Parte de las pandillas que existían en Paris era leal a los Ducky Boys y, a pesar de que a algunos de ellos João había negado el ingreso a su grupo restringido, él no los excluía. Al contrario, les orientaba, instruía y solucionaba muchos de sus conflictos. En un sistema de red, que funcionaba como una familia, el grupo del portugués era la cabeza del pulpo con sus varios tentáculos en las otras pandillas.

Con un know-how similar al del crimen organizado, distribuían propaganda, eran identificados por los símbolos que exhibían con orgullo, escuchaban música de los 50, pre-Elvis Presley, y se basaban en una metodología de entrenamiento físico envuelto en coraje.

"En aquellos tiempos, ser skin racista era un efecto de la moda. Muchos han adherido para que pudieran andar en grupos. A partir del momento en que les empezamos a atacar, a herirles, la mitad de los skins desapareció. Solo han quedado los más radicales, que se han organizado como nosotros nos organizábamos", destaca.

Bates de béisbol, anillos, cinturones, pitbulls han sido las armas de los Ducky Boys, que inspiraron y sirvieron de modelo para las pandillas modernas.

En sus dos primeros años, todos los miembros de los Ducky Boys andaban con un bate de béisbol. Debido a las batallas y al número creciente de heridos, la policía, lista, ha incrementado el control. "A partir de ahí, usábamos armas de disfraz: los anillos, los cinturones, botas con punta de acero donde poníamos otros objetos cortantes. Pero nuestro entrenamiento y nuestra coraje eran lo esencial", subraya el líder.

La cría de pitbulls para la venta y su uso como perros de ataque fue otra novedad en el medio. "Empezamos a usar los pitbulls en el 88 para atacar a los skinheads. Mi pitbul se llamaba Max y era peligroso como un arma. La única diferencia es que no era prohibido", dice.

Los Ducky Boys se mantuvieron en actividad durante 13 años, protagonizando acciones tan incisivas y muchas veces violentas que sus hechos se debatieron en la Asamblea Nacional francesa. Luego de ese periodo, João ha decidido regresar. "Cuando vine, en 1996, los skinheads ya no representaban una amenaza a la sociedad. Mis padres, también, me habían comprado unos terrenos y yo pensé que aquel era el momento oportuno para regresar a Portugal y cambiar de vida", confiesa Rocky.

"Aun hoy recibo por la internet mensajes de gente, principalmente de color y árabes, a agradecerme por lo que hice!", cuenta con orgullo por haber ayudado a erradicar el racismo, haber apoyado a algunas personas ante la gran adversidad de ser extranjeros en un país extraño y de haber educado a otros para los ideales "franceses" de igualdad, libertad y fraternidad entre razas, creencias y naciones.

Actualmente, con 43 años, João ha tenido su primera hija, ahora con 4 semanas. E no piensa, siquiera, en la hipótesis de regresar a Francia. "Llega el momento en que tienes mujer e hija y tienes que ser responsable. Hoy tenemos un milagro que es el internet, que me permite dar órdenes como si estuviera presente. O sea, sigo teniendo mi acción, pero sin ser activa", dice.

Hoy la discriminación y el racismo en Francia son temas que vuelven a ser puestos sobre la mesa. Sobre todo después del presidente Sarkozy haber expulsado a los gitanos de "su" país. Actualmente el Front Nacional cuenta con cerca de un 18% de las intenciones de voto y la inmigración en Francia vuelve a estar en la orden del día.